diumenge, 24 de novembre de 2013

A Enrique Cerdán Tato "... compañero del alma, compañero"




   A Sabino Saña, la lividez se le vino de la misma tierra escarchada aún de vigilias y fue transfigurándolo talmente en presencia del pelotón de fusilamiento. Que vais a matar a un cadáver. Y supo tqambién, en aquel instante, que iba a quedar en la memoria de las gentes como un heroe.

(Los ahorcados del cuarto menguante)


Amic i company de lluites. Ens ha deixat un home honest i increbantable. La lluita continua. Tenim el seu exemple.

1 comentari:

Interioritats ha dit...

Des d'ací el meu petit homenatge. Per la seva integritat i lucidesa.
Se'n va un referent i una conciència social.